Tel.(999)943 44 12 / 9302880 ext 2509 mburgos_99@hotmail.com

Qué es una biopsia renal?

 

Una biopsia renal consiste en tomar una o más piezas pequeñas (muestras) de su riñón para revisar con microscopios especiales. Los microscopios hacen posible ver las muestras con mayor detalle.

 

La muestra de la biopsia se puede tomar en una de dos maneras:

 

Percutáneo (a través de la piel) : Se introduce una aguja a través de la piel que se encuentra sobre el riñón y se guía al lugar correcto en el riñón, por lo general con la ayuda de ultrasonido.

La biopsia abierta: la muestra de riñón se toma directamente desde el riñón durante la cirugía.

La muestra de riñón se envía a un médico (patólogo) que la revisa al microscopio

 

¿Cuáles son las razones para hacer una biopsia renal?

Algunos problemas renales pueden encontrarse a menudo con análisis de sangre y orina, un ultrasonido u otras radiografías especiales. Sin embargo, en algunos pacientes con ciertos tipos de enfermedad renal, y los que tienen un trasplante de riñón que no está funcionando bien, un diagnóstico correcto sólo puede hacerse con una biopsia renal.

 

La principales indicaciones para hacerse una biopsia del riñón incluyen:

 

La sangre en la orina (hematuria) o proteína en la orina (proteinuria)

Enfermedad renal aguda o crónica sin causa clara

El síndrome nefrótico y enfermedad glomerular (que ocurre cuando las unidades de filtración de los riñones están dañados)

 

Una biopsia renal también puede ayudar a definir:

 

Si una enfermedad esta evolucionando satisfactoriamente con el tratamiento o si está empeorando. También puede demostrar un problema que no se puede curar, pero puede enlentecerse su avance con otra terapia.

¿Cuánto daño tiene un riñón?

¿Por qué un riñón trasplantado no está funcionando bien y ayuda a su médico a decidir sobre el tratamiento adicional.

 

Usted debe saber por qué es necesario, los beneficios y los riesgos. Se le pedirá que firme un documento de consentimiento (permiso) para asegurarse de que son conscientes de los riesgos. Asegúrese de entender los riesgos antes de firmar el consentimiento. Es muy recomendable escribir una lista de preguntas acerca de la biopsia.

 

¿Cuáles son los posibles riesgos de la biopsia renal?

Los riesgos de la biopsia renal son muy pequeñas, pero deben ser discutidos con su médico. Al igual que en otros procedimientos médicos y quirúrgicos, ciertas complicaciones pueden ocurrir a pesar de que se hagan todos los esfuerzos posibles para prevenirlos.

 

¿Cómo prepararse para la biopsia?

Durante las dos semanas antes de la biopsia, usted no debe tomar aspirina, medicamentos para el dolor, como el ibuprofeno, el naproxeno, diclofenaco o indometacina, u otros medicamentos que pueden causar adelgazamiento de la sangre. Estos medicamentos pueden cambiar la forma en que coagula la sangre y aumentar el riesgo de sangrado. Por la misma razón, debe dejar de tomar algunos suplementos como el aceite de pescado. Es muy recomendable que no coma ni beba durante ocho horas previo al procedimiento.

 

¿Cómo se realiza la biopsia?

Una biopsia renal se realiza en un hospital. Una estancia de una noche es necesaria para detectar cualquier problema. Puede estar despierto sólo con sedación ligera. Tendrá que estar acostado boca abajo con una almohada debajo del abdomen. Si la biopsia se realiza en un riñón trasplantado, la biopsia se realiza acostado sobre su espalda.

 

La biopsia percutánea:

El riñón se localiza utilizando unas imágenes de ultrasonido. Una vez encontrado el lugar de la biopsia, se realizara una marca en su piel, y se desinfectara la zona  en la que se insertará la aguja de biopsia. Usted recibirá un anestésico local para adormecer el área donde entrará la aguja de biopsia. Se le pedirá realizar una respiración profunda y sostenerlo mientras el médico coloca en la aguja. Cuando la aguja llegue hasta el riñón, se puede sentir o escuchar un “pop” o discreta presión. Es importante que se mantenga quieto y contener la respiración (unos 45 segundos o menos). A veces se necesitan tres a cuatro piquetes de aguja para obtener suficiente muestra del riñón para llegar a un buen diagnóstico. Cuando se termina el procedimiento se coloca un vendaje sobre el sitio de la punción de la aguja. El procedimiento completo, de principio a fin, por lo general dura aproximadamente una hora.

 

Biopsia renal abierta

Algunos pacientes no deben tener una biopsia percutánea, ya que pueden tener un historial de problemas de sangrado. Para estos pacientes, una operación de apertura puede hacerse cuando el cirujano puede ver realmente el riñón para obtener una buena muestra para el estudio.

 

Después de la Biopsia

Es posible que tenga que permanecer en cama durante 8 a 12 horas después de la biopsia, esto es con la finalidad de disminuir el riesgo de sangrado por la biopsia de riñón. Su presión arterial y el pulso se revisaran con frecuencia en busca de cualquier signo de sangrado dentro del cuerpo, u otros problemas. Puede comer y beber líquidos después de la biopsia. Si los análisis de sangre, presión arterial y pulso son estables, se le debe permitir que salir del hospital al día siguiente.

 

Su médico nefrólogo hablará con usted acerca de la actividad física y cuidados al ir a casa del hospital.  Levantar objetos pesados, ejercicio vigoroso, incluyendo los deportes de contacto, y las relaciones sexuales deben evitarse durante dos semanas después de la biopsia. Si le hicieron una biopsia abierta, asegúrese de preguntar a su médico para obtener instrucciones específicas que debe seguir después de la cirugía.

 

Resultados de la prueba

Después de tomar la muestra de riñón,  estas, son envíadas al patólogo especialmente entrenado en Nefro – Patología, este leerá e interpretará la biopsia renal. A menudo se requieren de siete a díez días para obtener los resultados de la biopsia completa. En algunos casos, es posible que tenga un informe parcial o total dentro de las 48 horas o menos.